SANTORAL: Elvira

 

images/Actualidad/header_actualidad.png

El Síndrome de la Primavera Gris

Con el cambio de estación algunas personas pueden llegar a sufrir síntomas de desánimo. ¿Qué hacer? Acá unas recomendaciones.

Tras la temporada invernal en nuestro hemisferio sur, damos paso a la primavera: una época donde los árboles tienden a florecer, el buen clima y las mejores temperaturas según los expertos, generan un ambiente más agradable que sube el ánimo de las personas.

Sin embargo, hay otro grupo que tiene otras sensaciones anímicas, al que la primavera le puede provocar malestar e incluso dañar si está pasando por un cuadro de depresión o sufre de estados de ánimo fluctuantes. Es la llamada "Primavera Gris".

Según el doctor Andrés Moltedo, académico de la carrera de Sicología en la Universidad Santo Tomás, el síndrome está totalmente enmarcado dentro de lo que es la depresión: "Los síntomas dicen relación con el desánimo, que influyen en el apetito con su aumento o disminución, trastornos del sueño -insomnio- que es la falta anormal de sueño y dificultad para conciliarlo que se sufre en el momento en que corresponde dormir, además de fatiga y cansancio".

Por su parte, el psicólogo Milton Galdames, explica que “con los cambios en el clima se alteran los biorritmos del organismo que tienden hacia la alegría, la vitalidad y la sexualidad. En tanto, las personas que vienen padeciendo un estado de desánimo inconscientemente se comparan, percibiendo la diferencia que existe entre el ánimo de la mayoría, en contraste con el propio, perturbando así sus pensamientos".

Algunos expertos hablan de un aumento de la luz solar, y por lo tanto a través de los ojos entraría más luz a nuestro cerebro y eso generaría la segregación de un tipo de neuroquímicos en algunas personas. Por otro lado, también hay factores que se asocian a la falta de vitaminas de la piel.

¿Cómo ayudar a quien sufre este síndrome?

El pasado 10 de septiembre el mundo conmemoró el Día Internacional para la Prevención del Suicidio. Según la Organización Mundial de la Salud (2014), más de 800 mil personas mueren cada año en el mundo por suicidio, y es la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 29 años, siendo la depresión uno de los tantos factores que pueden potenciar este tipo de conductas.

Por eso, en esos casos es muy importante que las personas sean evaluadas para poder diferenciar la depresión de otras patologías o dificultades, como puede ser una persona que sólo está decaída o desganada y que padece de cansancio o estrés. Síntomas que según Andrés Moltedo son propios de los seres humanos "porque a veces uno amanece con poco ánimo, ya que tiene ciertas expectativas de algún hecho o vivencia. O simplemente porque es lunes y a uno le da lata ir a trabajar. Y cosas por el estilo".

De todas formas, siempre es mejor tomar precauciones. Y a que a pesar de ser un factor estacionario, eso no quiere decir que una vez que termina la primavera el malestar pasa. La gente necesita la ayuda de un tratamiento, porque es un indicador de una depresión.